La sombrilla en los ss. XIX y XX

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La sombrilla en los ss. XIX y XX

Mensaje  Lady Áyden Norwich el Miér Oct 06, 2010 11:14 am

Los diccionarios y fuentes literarias recogen el término quitasol para referirse al objeto que protege del sol. Pero además de ser un objeto destinado a protegerse del astro, a lo largo de su dilatada existencia ha tenido otras consideraciones. La tradicional forma hemiesférica de la cubierta se ha relacionado con la bóveda celeste y esto ha dado pie a establecer asociaciones
de carácter religioso, que estando presentes en las culturas más antiguas también traspasaron al mundo cristiano. Además durante mucho tiempo fue un elemento distintivo, símbolo de la prerrogativa y rango de quien lo llevaba. Sobre este particular es preciso señalar que por ser un signo de preeminencia y por su considerable peso fue necesario contar con un criado, como se pone de manifiesto en grabados y pinturas.



SOBRE SU ORIGEN Y EVOLUCIÓN

El origen de la sombrilla nos conduce a Oriente. Desde ahí, la sombrilla llegó a Europa probablemente a través de los jesuitas.

Independientemente de su carácter utilitario, la sombrilla se presenta como un objeto de destacado valor estético, ya que tanto la cubierta como el bastón requieren una cuidada elaboración en la que intervienen diversos y delicados materiales. Aunque en origen, el parasol fue usado por hombres y mujeres, a partir del siglo XVIII se destina exclusivamente para uso femenino. Sin embargo, durante todo el siglo XIX se generaliza y se hace inseparable del traje al que acompaña, y evoluciona de forma paralela.



En líneas generales, su transformación y evolución se han orientado en conseguir un objeto cada vez menos pesado y manejable, de forma que desde 1830 los fabricantes han desarrollado técnicas que han contribuido a su renovación y a rebajar los costes.

El marfil o el hueso, el metal o la madera y el celuloide se han empleado para elaborar el mango con empuñadura. Para la estructura, la utilización del acero no se generalizó hasta mediados del siglo XIX. Fue en 1840 cuando Henry Holland presentó una patente de varillas metálicas. Hasta esa fecha, el material empleado para la fabricación de varillas fue la ballena. La seda y el algodón se han destinado para la cubierta, sin que falten encajes y aplicaciones de pasamanería, además de ciertos tipos de paja. Pero, además, el interior de algunas sombrillas podía forrarse con tejidos de seda o de fino algodón, ocultando todo el entramado. No se trataba de un simple forro, sino que adquiere tanta importancia como la cubierta exterior.

Esta moda no fue exclusiva de las sombrillas de mediados del siglo XIX, ya que de nuevo en 1900 se resucitó como símbolo de elegancia “...pero de poco tiempo a esta parte el refinamiento del lujo ha hecho que también se adorne el interior con volantes de encaje y con jaretas de muselina, lo que produce que, al cerrarse, produzca un efecto original por lo voluminosa que resulta".

La democratización del uso de la sombrilla ha estado determinada por los progresos técnicos. R. M. Cazal fue uno de los fabricantes más importantes de sombrillas: mejoró el sistema de la sombrilla marquesa e ideó la forma de mantenerla cerrada y enrollada la por medio de una estrecha cinta, una pequeña anilla y un botón, sistema que ha llegado hasta nuestro días.

El uso de la sombrilla se generaliza de forma definitiva a partir de 1830. Desde entonces se convierte en un objeto indispensable para la dama, cuya vida se prolonga aproximadamente durante un siglo. Con la mejoras en las técnicas de fabricación, las sombrillas se hicieron más asequibles, al tiempo que resultaron más cómodas y fáciles de llevar.

ETIQUETAS

Las normas de la elegancia y del decoro a lo largo del siglo XIX se ocuparon de regular el uso de la sombrilla. En el caso de hacer una visita, la sombrilla no se dejaba en la antecámara, mientras que los paraguas sí, aunque estuvieran secos.



Además de las normas de conducta debían tenerse presente otros aspectos asociados a la elegancia. La sombrilla debía elegirse de acuerdo al conjunto del traje y sobre todo seleccionar un color que sentara bien al rostro, sin olvidar la armonía entre la sombrilla y el sombrero: “Es más importante que la belleza y la riqueza, la elección del color. No puede darse una norma fija; los azules oscuros, que hacen más moreno, prestan un gran encanto de sombra a los ojos. Los amarillos naranja dan reflejos de tonos calientes a las carnes; los granates y salmón colorean lindamente, y en general, las sombrillas al tamizar la luz, envuelven la figura de sombras y claridades que recuerdan a Rembrandt”.

La edad también determinó la elección de ciertos colores y tejidos. Por otro lado, las guarniciones de ricos y suntuosos encajes y bordados se reservaban para aquellas sombrillas que acompañaban a trajes de mucho vestir o para ir en carruaje.



Junto con el abanico y el pañuelo, la sombrilla contó con su propio lenguaje: todo un código gestual, expresión de distintos estados del alma e instrumento al servicio de la seducción más atrevida. Cogida con la mano derecha significaba un
“Te quiero mucho, pero haz el favor de contárselo pronto a mi papá, porque no me gusta perder tiempo. Eres muy salao. Déjate las patillas. Te espero esta noche en la ventana… No te digo más”.

Además, no sólo cumplía la función de proteger de los rayos del sol, de complementar y realzar un traje, sino que, junto a los guantes, el abanico o el pañuelo, se convirtió en un recurso pictórico que acompaña a la retratada cuando la escena tiene lugar en espacios abiertos y soleados. La dama puede aparecer con la sombrilla abierta o cerrada, o sirviéndole de apoyo a modo de bastón como elemento protagonista en la definición de la condición femenina.



En algunos casos la artificiosidad de la montura dio origen a que se convirtiera en regalo de boda.

EVOLUCIÓN. SIGLOS XIX Y XX

A partir de los grabados de moda de principios del siglo XIX se puede seguir la evolución de la sombrilla. Sombrillas pequeñas en consonancia con la delicadeza de las camisas de estilo imperio. Es además por estas tempranas fechas cuando se define un tipo de sombrilla, la sombrilla marquesa, cuyo sistema, perfeccionado por R. M. Cazal, alcanzó todo su protagonismo a mediados de la centuria, si bien todavía en 1898 su uso no se había abandonado.



Este parasol se caracteriza por sus reducidas dimensiones, especialmente apropiado para ir en carruaje, con mango móvil, que se podía orientar con facilidad.

El empleo del encaje de Chantilly o de Bruselas para la cubierta, sobre un fondo de seda, caracterizó a algunas de las sombrillas de época Romántica.



A partir de los años setenta y ochenta del siglo XIX se aprecian cambios en las sombrillas. Poco a poco se abandonan las reducidas dimensiones de la sombrilla marquesa, y el diámetro de la cubierta aumenta progresivamente. No faltan volantes fruncidos, aplicaciones de pasamanerías y se introduce como novedad la sombrilla bastón, que se sostiene por el regatón, convertido en empuñadura, que se lleva consecuentemente al revés.



En los primeros años del siglo XX las cubiertas presentan diversidad de formas, desde las más o menos planas a la silueta cupuliforme. No faltan volantes, fruncidos y aplicaciones, los mangos cada vez se hacen más largos, se recupera la sombrilla marquesa. Además, se introduce la denominada antucás, que sirve también como paraguas, de tamaño algo mayor que las sombrillas habituales y más sobrias en la elección del tejido de la cubierta, siendo lo más frecuente uno liso o una seda escocesa.

Las sombrillas de color blanco o crema llegaron a ser las clásicas, siempre de moda, y destinadas entre otros usos para el campo y la playa.



Una de las grandes novedades fue la que se presentó en 1904: Madame Vigier y su hija crearon las sombrillas pintadas. Estas sombrillas podían decorarse en casa, para lo cual se recomendaba tejidos lisos que se pintaban con motivos decorativos grandes, como flores, frutos o pájaros. Esta moda se mantuvo durante años.



La estética modernista también se dejó sentir en las sombrillas, tanto en los motivos decorativos como en las empuñaduras. Las sombrillas de colores vivos y brillantes hicieron furor en 1906, el bastón progresivamente fue creciendo y se impusieron puños más sencillos. En estos momentos no fue un requisito indispensable que el parasol hiciera juego con el color de los trajes, pero sí que reprodujera algunos de los motivos decorativos de aquéllos. Dos años más tarde fueron habituales las de forma de cúpula, que mantenían el número de ocho varillas.

En 1910 la moda impuso sombreros grandes, y aunque su uso no perjudicó el triunfo de la sombrilla, fue necesario modificar la forma de aquéllas para que no deterioraran los tocados. Las varillas se hicieron más largas y la cubierta menos pronunciada, aunque no se abandonaron las sombrillas tipo cúpula. A partir de esta fecha se observa una notable influencia oriental en los parasoles, que se manifiesta en la cubierta plana, bastante más práctica.



Otra peculiaridad de los años previos a la Gran guerra fue la longitud de los mangos, llegando a alcanzar un metro veinte centímetros. Por otro lado, al disminuir progresivamente el tamaño de los sombreros, las sombrillas planas se imponen y los mangos se acortan. Sombrillas de algodón, en cretona estampada, de vivos colores resultaron las más vistosas durante la década
de los años veinte. La industria de la moda continuó proponiendo modelos y prolongó su reinado hasta los años treinta.

A lo largo de un siglo ha habido intentos de buscar una mayor utilidad a las sombrillas. Ejemplos de ello han sido la sombrilla abanico propuesta de Degivry en 1857, la sombrilla sombrero y la sombrilla cuyo mango servía de anteojos, como se recoge en La moda práctica de 1908:
“Las inglesas, en todo prácticas, han ideado, para usarlas en las carreras de caballos unas sombrillas especiales cuyo puño está formado por unos anteojos que, después de servirse de ellos, se adaptan perfectamente a la mano más pequeña”.

BIBLIOGRAFIA
MERCEDES PASALODOS SALGADO en La Pieza del Mes Diciembre 2005. Texto íntegro.

Lady Áyden Norwich
Admin

Mensajes: 2900
Fecha de inscripción: 26/02/2010
Localización: Cruzando océanos de tiempo

Volver arriba Ir abajo

Re: La sombrilla en los ss. XIX y XX

Mensaje  Camilleri el Miér Oct 06, 2010 7:18 pm

No tenía ni idea. Cuantísima información sobre las sombrillas...
A mí me encantan. Tengo un paraguas amarillo y a veces lo saco en verano como si fuera una sombrilla. Los vecinos no se asustan, gracias a dios, hasta hace muy poco casi todas las mujeres se movían en verano con su paraguas... lo que no es tan normal es que lo use la gente joven. Laughing Yo tan ricamente. Ande yo fresquito y ríase Perico.

Camilleri

Mensajes: 469
Fecha de inscripción: 26/02/2010
Edad: 57
Localización: Viandar de la Vera

http://www.ropahistorica.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.