Historia y uso de la mantilla española

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Ariadne de Baskerville el Mar Sep 27, 2011 6:25 pm

HILOS RELACIONADOS:

El mantón de Manila (1850- 1860): historia, técnica y evolución estilística

El mantón de Manila (1850- 1860): elementos decorativos, el mantón en el traje popular, el mantón de Manila en el traje de sevillanas o faralaes

La mantilla de Chantilly

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una pequeña historia de la mantilla española.

La mantilla es una prenda de tradición española, variante del velo que antiguamente utilizaban las mujeres para acudir a celebraciones religiosas. Hay quien incluso remonta su uso a los iberos y los mantos que lucen algunas de sus esculturas. A pesar de las modas, sigue vigente hoy día, tomando fuerza en Semana Santa y las jornadas taurinas.
La evolución de esta prenda estuvo marcada por factores sociales, religiosos e incluso climáticos. Estos últimos eran visibles, en el tipo de tejido utilizado para su confección. En la zona norte se utilizaban tejidos tupidos con una finalidad clara: servir de abrigo. En la zona sur, se utilizaban tejidos con fines meramente ornamentales, como la seda. En ambos casos, podían ir finamente ornamentadas, las de "fiesta" que se lucían en ocasiones señaladas, o sencillamente adornadas, las de "diario".
Era la gente de la clase llana (el pueblo) quien utilizaba la mantilla, limitando su uso aquellos de los altos estratos sociales a prenda de abrigo u ornamental, pero sin peineta.

En el siglo XVII ya era habitual la mantilla de encaje que se mantiene hasta hoy en día. Era una prenda distinguida como se puede ver en algunos cuadros de Velázquez donde aparecen las primeras mujeres ataviadas con estas prendas. Sin embargo, su uso era más campestre.
Será a finales del siglo XVIII y principios del XIX cuando tome fuerza su uso, en reacción con la corriente afrancesada que venía impuesta por los Napoleón. Esto se ve reflejado en los cuadros de Goya y en lo que se ha venido a llamar el vestido de “maja”.

No obstante, el periodo de mayor uso de la mantilla vendrá de la mano de Isabel II (1833-1868). Las damas cortesanas y altos estratos sociales comienzan a utilizar esta prenda en diversos actos sociales, lo que contribuye a darle un toque distinguido, tal y como ha llegado hasta nuestros días. Su costumbre se arraigará tan fuerte que se usará en la llamada “conspiración de las mantillas” donde las mujeres españolas reaccionan ante la presencia de Amadeo de Saboya (1870-1873) negándose a usar los sombreros.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la mantilla deja de verse de forma habitual en eventos, y comienza su declive. Lo que quedó fue un pequeño pañuelo de forma triangular que se ponen las mujeres en la cabeza a modo de mantilla sin peineta, que suelen utilizar las señoras en la iglesia, a la que se la conocía como "toquilla".

Actualmente donde más se utiliza la mantilla es en bodas y tardes de toros, y aunque hoy en día no se tiene muy en cuenta, según la tradición, la mantilla blanca o marfil solo la visten las solteras, y la mantilla negra, queda reservada para las casadas.

La mantilla deberá contar con el largo adecuado a cada mujer, sin exceder el largo de la falda. Por la parte delantera, deberá llegar a la altura de las manos, y por detrás, un poco más abajo de de la de la cadera; aunque esto depende de dónde queden los picos según cómo se coloque. Un truco para evitar que vuele y hacer una buena sujeción con suficiente holgura, es ladear la cabeza al lado izquierdo, y sujetar la mantilla del hombro derecho y lo mismo con el lado contrario.

Hay varios tipos de tejidos con los que se elabora. Los más habituales son la blonda, el chantilly y el tul. La blonda es un tipo de encaje de seda mate, caracterizado por la utilización de grandes motivos (florales generalmente) hechos con seda más brillante. Tiene ondulaciones en sus bordes, generalmente llamadas "puntas de castañuelas". El chantilly es una tejido que proveniente de la ciudad francesa del mismo nombre. Es ligero y elegante, y al igual que el resto de las mantillas, suele estar profusamente bordado con diversos motivos. El más corriente de todos es el tul, tejido delgado y transparente de seda, hilo o algodón, que suele emplearse para imitar las mantillas de blonda y chantilly.

Para lucir mantilla, es indispensable acompañarla de una buena peineta; generalmente las mejores son las de carey. Pero hay que tener en cuenta la altura de nuestro acompañante (en caso de tenerlo) y la nuestra propia. Si somos bajitas, podemos optar por una peineta alta, aunque son más difíciles de llevar, y si somos altas y de cara alargada, podemos optar por una peineta más baja. En todo caso, hay que ajustarla bien al recogido y cubrirla adecuadamente, bien equilibrada con la mantilla.

avatar
Ariadne de Baskerville

Mensajes : 845
Fecha de inscripción : 21/04/2010
Edad : 29
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  lorena el Miér Nov 09, 2011 10:24 pm

Permitidme un añadido a la explicación de Ariadne, un enlace de un blog de falleras.

La mantilla ha sido una de las prendas más tradicionales en la “Indumentaria Española”, e indispensable para salir a la calle, refiriéndose al siglo XVIII. Tan importante fue, que en muchísimas casas, existía detrás de la puerta un lugar que se utilizaba exclusivamente para tenerlas colgadas, muy a mano para cuando se salía de ella. Sin lugar a dudas la que más llamó la atención a los visitantes de fuera de nuestras fronteras. Con ella se protegían del frío (medio cuerpo en el invierno), en el verano de los rayos del sol, de miradas indiscretas durante todas las épocas.

También como indumento más sagrado, en actos religiosos y en recogimiento de la oración. Con esta breve explicación sobre la mantilla desde el siglo XVII en su máximo esplendor, hasta el momento de su ocaso en la primera década del siglo XX, intentamos acercarnos hasta el lector. La mantilla en su primera época, consistió en una prensa más o menos semicircular y de tejido grueso (franela, lana, etc), conocida con el nombre de media luna o redonda. Más tarde en la segunda década del siglo XVIII comenzaron a aparecer otras formas de mantillas más alargadas, y ya su misión era más decorativa, y no tan práctica, denominadas dengues. Durante el último tercio del XVIII, la moda impera, y las mantillas se confeccionan con tejidos muchos más ligeros, aparecen las fibras vegetales, muselinas, algodones y sedas. El periodo romántico, se caracteriza por un fondo tupido por lo general de sarga o tafetán al que se le colocan alrededor un volante fruncido de blonda, tul o encaje, que conocemos con el nombre de TERNO. Ya entrados en el siglo XIX, en su mitad, nos encontramos todos los modelos utilizados hasta el momento, aunque con modificaciones diversas. Podemos encontrar el modelo semicircular (REDONDA) que ahora puede ser de lana o seda y se guarnece con una cinta a su alrededor de felpa o terciopelo. Otros más alargados, con cintas cortadas (DENGUES), también el denominado TOBALLA más ancho y recto en sus puntas (la mayoría con velo agregado y construido totalmente con encajes o tafetán muy fino y ligero, otra forma rectangular, y que hoy se utiliza en nuestra “ofrenda de flores”, con más frecuencia y asiduidad que las otras formas). A finales del XIX y entrando en el XX comienza el declive de la verdadera mantilla, encontrándonos en su sustitución, un velo de tul, encaje, blonda y también ya los mecanizados, de un reducido tamaño siendo su uso únicamente para actos religiosos. La utilización de este velo, lleva consigo, la destrucción de muchas de las verdaderas mantillas, a las cuales se les quitan los encajes y velos para alcanzar el fin actual de la moda. NOTA: Muchas de las mantillas antiguas que se conservan, van ornamentadas y guarnecidas, con diferentes elementos, entre ellos: cintas de flequillo, raso, seda, terciopelo, tafetán, moaré, lentejuelas finas, pedrerías, azabaches, bordados muy distintos, de tipo mallorquín, de vastas, cadeneta, bordado de bucles, punto de rosa, punto de gasilla. La forma de los dibujos suele ser vegetal, aunque siempre hay que recordar en el paso de estos cuatro siglos los gustos del usuario han ido variando, agregando detalles o quitándolos.

<BLOCKQUOTE>
L'Agulla d'or
Bien, tal como yo lo entiendo scratch , y según he leído en libros de historia del traje en España, las mantillas, en la época napoleónica, llevaban una pieza central rectangular u ovalada, en terciopelo, seda o lana los menos ricos, alrededor de la cual se fruncía un volante de encaje, tul o tafetán. ¿Aceptamos esta opción o nos quedamos con la mantilla que conocemos actualmente:| ? porque según lo que me digáis me pongo con una cosa o con otra.
Y aquí una foto, presenta un corte en la mitad que no debería, pero se ve muy bien lo que es este tipo de mantilla de terno
</BLOCKQUOTE>


Última edición por Lady Áyden el Miér Nov 09, 2011 11:42 pm, editado 2 veces (Razón : añadir una foto)
avatar
lorena

Mensajes : 1561
Fecha de inscripción : 17/04/2011
Edad : 39
Localización : Invicta,a,heroica,buena,muy noble y muy leal, Vetusta

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Lady Áyden Norwich el Sáb Ene 28, 2012 7:27 pm

Shocked Shocked Me acabo de quedar alucinada, Lorena. Es el mismo tipo de mantilla que he encontrado en casa de mi abuela.

Gracias mil a las dos por esta lección tan interesante sobre una de las prendas más características de la mujer española.
avatar
Lady Áyden Norwich
Admin

Mensajes : 3451
Fecha de inscripción : 26/02/2010
Localización : Cruzando océanos de tiempo

Volver arriba Ir abajo

El mantón de Manila 1850 - 1860

Mensaje  Lady Áyden Norwich el Vie Ene 18, 2013 4:03 pm

HISTORIA DEL MANTÓN DE MANILA:

La historia de esta prenda se inicia con una técnica antiquísima que extrae los hilos de los capullos elaborados por los gusanos de seda. A partir de ahí, un proceso artesanal convierte esos hilos en suntuosas telas. Los chinos fueron los inventores del tejido de seda, cuya fabricación guardaban como un gran secreto ante el resto de países interesados en arrebatarles la manera de obtener el tejido más sofisticado que hasta hoy en día se conoce. La preparación de la seda era un secreto de estado que se castigaba con la pena capital a aquel que intentase sacar los gusanos fuera de China.

Con este tejido se elaboraban túnicas, kimonos, colchas y colgaduras que se utilizaban como decoración en las casas y que las mujeres se dedicaban a bordar con diferentes motivos florales, animales y escenas de un gran simbolismo. Estas manufacturas eran transportadas hasta Filipinas por los mercaderes chinos. En Manila fueron vistas por los comerciantes españoles del siglo XVI, que no pudieron sustraerse a la tentación de incluirlas entre las mercaderías que seguían la denominada ruta de los Galeones de Manila y que hicieron posible la llegada de productos chinos a la por entonces metrópoli española, Sevilla.



En nuestro país, estos tejidos se hicieron inmensamente populares por su delicado tacto, la exquisita combinación de colores y los elegantes bordados orientales como las cañas de bambú, dragones y templos característicos de Asia. Poco a poco, se sucedió un proceso de transformación de esta prenda adaptándola al gusto español y modificando su función primigenia. El mantón que originariamente se empleaba como cobertor o tapiz, pasará a convertirse en uno de los complementos más característicos de la indumentaria femenina española.

LA TÉCNICA:

De forma cuadrada y bordado con motivos orientales, el mantón de Manila se realizaba en seda con hilos también de seda. Se ejecutaba en colores variados, siendo los más clásicos el negro y el marfil, si bien posteriormente se fueron introduciendo toda una gama de tonalidades obedeciendo a las distintas modas. La decoración de esta prenda llevaba implícito un largo proceso que se iniciaba con el diseño de los diferentes motivos que se habían de traspasar al mantón. Para ello se realizaba el dibujo sobre un papel que se perforaba. Posteriormente, se pasaban unas tizas sobre estas plantillas perforadas, dejando una impronta en la tela. Seguidamente, se colocaba sobre el bastidor para proceder a bordarlo. La técnica empleada era generalmente la del bordado a matiz. El mantón se culminaba con la colocación de los flecos o flecado. Este elemento, heredado de los árabes, se realizaba con hilos de seda y se trabajaba con la técnica de macramé. La flocadura es un componente fundamental para fechar estos textiles, ya que los más antiguos se ejecutaban con flecos pequeños y simples, mientras que a partir del siglo XIX el desarrollo del macramé permitió una mayor complicación y belleza de estas pasamanerías.



Considerado como un artículo de lujo, fueron primero las mujeres más pudientes las que utilizaron este pañuelo bordado, pero a partir del último tercio del siglo XIX, su uso se generalizó entre todas las clases sociales, convirtiéndose en un accesorio imprescindible entre las damas decimonónicas.

Joaquín Vázquez Parladé atribuye al mantón un origen mejicano. Según este investigador el mantón de Manila es una pieza de vestir tardía y las primeras que empezaron a usarlas fueron las mexicanas. En Nueva España la seda y el bordado de estos textiles eran industrias importantes. Prueba de ello es que a principio del siglo XVIII existían los denominados trajes de “china poblana” profusamente bordados con grandes flores de fuerte colorido y diseño chino. Asimismo, Acapulco fue el puerto donde desembarcaban los galeones de Manila. Allí se efectuaban las compras en una feria anual que las distribuía por toda Nueva España. (VÁZQUEZ PARLADÉ, 1992:58-78)

EVOLUCIÓN DEL MANTÓN DE MANILA:

- De 1820 a 1830 los mantones se bordan sobre una tela fina. Se emplea una cenefa sencilla y bordados de flores pequeñas. No aparecen todavía animales ni otras escenas. Los flecos son tenues y se sacan del propio mantón, sin emplear el macramé.

- De 1840 a 1850 la cenefa se va haciendo más ancha y sus elementos decorativos se basan en flores pequeñas, mariposas, guirnaldas, letras taoistas y escenas rústicas e idealizadas de la vida china. Los flecos tienen una dimensión de 10 a 20 centímetros.



- De 1850 a 1860 se bordan las cuatro esquinas y el campo del mantón se llena de flores, mariposas y otros pájaros. El fleco alcanza 20
centímetros de longitud.

- De 1870 a fin de siglo se puede apreciar un horror vacui en la decoración de los mantones. El dibujo es más elaborado y va desapareciendo la flora exótica, representándose dos esquinas con chinos y pabellones y otras dos con aves y flores. Es en este momento cuando aparecen los mantones con caras con aplicación de láminas de marfil. El fleco adquiere más importancia llegando a alcanzar hasta 50 cms.

Para que el mantón llegara a nuestro país en óptimas condiciones tras su largo viaje, en Filipinas se realizaron unos suntuosos estuches. Este embalaje consistía en cajas de forma cuadrangular ejecutadas en madera lacada y dorada, con incrustaciones de madreperla y decoradas con motivos chinescos. En su interior contenían una caja de cartón entelado que posibilitaba la correcta colocación de los mantones. Estas cajas son actualmente muy escasas ya que muchas de ellas se convirtieron en muebles, generalmente veladores.

Fuente: La pieza del mes del Museo del Romanticismo. Febrero 2012. Mercedes Rodríguez Collado.
avatar
Lady Áyden Norwich
Admin

Mensajes : 3451
Fecha de inscripción : 26/02/2010
Localización : Cruzando océanos de tiempo

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  lorena el Vie Ene 18, 2013 6:58 pm

Qué interesante Lady Áyden. O sea, que a que tenga un mantón de Manila, ¿puede usarlo para una reunión? Los actuales se situarían en la década de 1860, ¿no?.l
avatar
lorena

Mensajes : 1561
Fecha de inscripción : 17/04/2011
Edad : 39
Localización : Invicta,a,heroica,buena,muy noble y muy leal, Vetusta

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Christine de France el Vie Ene 18, 2013 9:08 pm

Que suerte tienes de tener un mantón de Manila Lorena! Es posible todavia conseguir uno o ya no se hace mas?
avatar
Christine de France

Mensajes : 1529
Fecha de inscripción : 30/08/2012
Localización : Ciudad natal de Daguerre

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  lorena el Sáb Ene 19, 2013 12:32 am


Por partes, el mío me lo regaló mi hermana hace años, en seda negra con bordados de flores en blancos y grises. Pero no es antiguo, es de confección moderna. Puedes encontrarlos antiguos, mismamente pedían 600€ por uno de finales del XIX-principios del XX, en seda negra, bordado TODO en hilo negro. Impresionante se queda corto, cuando digo todo, quiero decir toda la superficie del mantón, de esos que miden 1.5m por cada lado, bueno, un poco más, teniendo en cuenta el sedón(los flecos).
Si te vienes a Sevilla, podrás hacerte con uno, y no tienen porqué ser muy caros, a no ser que lo quieras bordado a mano, que esos suben mucho, lógicamente...
avatar
lorena

Mensajes : 1561
Fecha de inscripción : 17/04/2011
Edad : 39
Localización : Invicta,a,heroica,buena,muy noble y muy leal, Vetusta

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Christine de France el Sáb Ene 19, 2013 12:54 am

Antiguo, en un pais extranjero no sé reconocerlo, prefiero comprar antiguo en Francia donde sé mas de eso. Ademas 600€ es un presupuesto! Luego lo que me interesa es la materia (seda o algodon), el color negro y el dibujo que sea algo semejante a los mantones del segundo imperio que lucian muy bien como el chantilly negro sobre las crinolinas claras y al mismo tiempo llevar algo típico de España ( para presumir aqui Laughing)
Tambien quisiera traer de Sevilla un abanico de nácar, tela pintada y encaje. Very Happy
avatar
Christine de France

Mensajes : 1529
Fecha de inscripción : 30/08/2012
Localización : Ciudad natal de Daguerre

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  lorena el Sáb Ene 19, 2013 12:59 am


Los mantones son de seda, siempre, sino, ¡no serían mantones de Manila! No sé a qué dibujos del Segundo Imperio te refieres, porque es imposible que un mantón de Manila se asemeje al Chantilly scratch . Creo que no entiendo lo que quieres decir.
Y respecto a los abanicos, seguro que te llevarás alguna maravilla... La tela de sea pintada, por supuesto. Tienen un brillo...
avatar
lorena

Mensajes : 1561
Fecha de inscripción : 17/04/2011
Edad : 39
Localización : Invicta,a,heroica,buena,muy noble y muy leal, Vetusta

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Christine de France el Sáb Ene 19, 2013 1:18 am

Se nota que no sé de mantones de Manila Laughing Entonces, a ver lo que hay en negro de seda...
avatar
Christine de France

Mensajes : 1529
Fecha de inscripción : 30/08/2012
Localización : Ciudad natal de Daguerre

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  lorena el Sáb Ene 19, 2013 1:22 am


Maravillas... Completamente bordado en negro no creo que haya mucho, pero los tienes de mil colores, que parece que llevas encima todas las flores del mundo... Y luego los flecos, con ese movimiento... Yo el mío aún no lo he estrenado, no se me ocurre para qué ponerlo aquí en el Norte. Así que si se puede llevar a alguna reunión, sería triplemente feliz I love you I love you I love you
avatar
lorena

Mensajes : 1561
Fecha de inscripción : 17/04/2011
Edad : 39
Localización : Invicta,a,heroica,buena,muy noble y muy leal, Vetusta

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Lady Áyden Norwich el Sáb Ene 19, 2013 1:10 pm

lorena escribió: O sea, que a que tenga un mantón de Manila, ¿puede usarlo para una reunión? Los actuales se situarían en la década de 1860, ¿no?.

Efectivamente Lorena, los mantones de Manila se pueden usar en recreación desde 1850 a 1860 sobre todo porque con el polisón, la moda pasa a las clases burguesas y de ahí a las populares. Ayer no me dió tiempo a redactar otro post que espero que vaya detrás de éste. Wink

Christine, los mantones de Manila no se parecen en absoluto a las mantillas de Chantilly. Son dos cosas diferentes. La 1ª está realizada sobre una base de seda; la 2ª es de tul y el bordado va tejido en una misma operación. Lo puso de moda Mª Eugenia de Montijo al casarse con Napoleón III. Ella era andaluza, sevillana creo recordar y como le gustaba tanto la mantilla española, impuso en Francia la nueva moda pero con alguna diferencia. Mirad, ésta es una mantilla de Chantilly, que vivió contemporáneamente en el país vecimo mientras aqui la aristocracia lucía sus importaciones de Manila.



Bueno, como veo que puede inducir a error, mejor explico un poco el tema de la mantilla de Chantilly y luego prosigo con el mantón de Manila. Smile

avatar
Lady Áyden Norwich
Admin

Mensajes : 3451
Fecha de inscripción : 26/02/2010
Localización : Cruzando océanos de tiempo

Volver arriba Ir abajo

La mantilla de Chantilly

Mensaje  Lady Áyden Norwich el Sáb Ene 19, 2013 1:51 pm

Las mantillas que más nombramos son las de tipo Chantilly o las de blonda bordadas. En las primeras el tul y el bordado van tejidos en una misma operación, hilo continuo, mientras que en las de blonda bordada o mantillas ganadinas, el dibujo va bordado posteriormente sobre el tul.

Ambos tipos de mantillas pueden ser hechos a mano o a máquina, sin que esto tenga que ver con su mayor o menor antigüedad, ya en 1860 aparecían los primeros talleres, eso sí, con una calidad bastante superior a la mayoría de las fabricadas en nuestros días.

En cuanto a la forma las hay rectangulares, cuadradas y triangulares. Estas últimas pueden ser pequeñas pañoletas o grandes mantillas que sirven para llevar con peineta. Las de Francia suelen ser triangulares, mientras que las españolas son rectangulares.

Las mantillas de Chantilly son las mantillas elaboradas con encaje de Chantilly, encaje que lleva el nombre de la región francesa donde se desarrolló y popularizó. Es muy valorado por la riqueza del hilo y la dificultad y belleza de sus diseños.



En realidad, llamamos así a muchas mantillas que son de diferentes lugares y tipos de punto, pero se ha quedado este apelativo "por extensión", para todos los encajes con un diseño rico y complejo que se realiza con hilo fino. La mayoría de los encajes van a bolillo, pero hay otros hechos con aguja.

Se hacen en tiras de 8 a 10 cm de ancho que posteriormente se unen unas a otras con el punto de "raccroc" hasta formar la mantilla. Esto es importante ya que por el borde del encaje donde se ven las trazas de la sujección de los alfileres a la bolillera y por estas uniones es por lo que podemos diferenciar las mantillas hechas a mano de las que no lo son. La primera imagen por ejemplo presenta una mantilla realizada a mano y la 2ª una hecha a máquina.



Fuente: http://artesanaweb.wordpress.com/2009/08/10/la-mantilla-y-el-encaje/
avatar
Lady Áyden Norwich
Admin

Mensajes : 3451
Fecha de inscripción : 26/02/2010
Localización : Cruzando océanos de tiempo

Volver arriba Ir abajo

El Mantón de Manila (continuación)

Mensaje  Lady Áyden Norwich el Sáb Ene 19, 2013 2:14 pm

ELEMENTOS DECORATIVOS DE LOS MANTONES DE MANILA:

Los mantones se decoraban fundamentalmente con elementos vegetales y animales propios de la cultura china, todos ellos cargados de un gran simbolismo. Entre los motivos vegetales se encuentran: la flor de loto (simbolizando las altas virtudes, la elegancia y la pureza), la flor del cerezo (heroísmo y valentía), el crisantemo (la alegría), la orquídea (humildad, delicadeza y virtud), la azalea (la elegancia y la salud), el clavel (el amor materno), la peonía (símbolo de la emperatriz) o el tronco retorcido de tres árboles: pino, bambú y ciruelo (encarnando la longevidad muy relacionada con la personalidad del emperador, así como con las tres religiones de China: Confucionismo, Taoísmo y Budismo).

Entre los símbolos animales se encuentran: el dragón (representación del emperador, simbolizando la autoridad y la protección divina), el faisán (las realizaciones del emperador y la belleza), la grulla (la longevidad), las ocas (la normalidad conyugal), las mariposas (la felicidad y la alegría), el ave fénix (símbolo de la emperatriz, la feminidad y la prosperidad) o el pavo real (la dignidad y la belleza).



EL MANTÓN DE MANILA TAMBIÉN EN EL TRAJE POPULAR:

El mantón de Manila puede considerarse un claro ejemplo del influjo que ejercieron las modas burguesas en los trajes populares. En un principio, las damas de la nobleza y burguesía acogieron con entusiasmo esta nueva prenda venida del Lejano Oriente, si bien estas mujeres, seguidoras fieles de la indumentaria impuesta por París en las que el mantón era desconocido, acabaron excluyéndolo de su guardarropa. Ellas prefirieron cubrirse con prendas por entonces de moda en Francia como los chales de Cachemira. Lo cierto, es que este complemento fue paulatinamente adoptado por las féminas de las clases trabajadoras, extendiéndose su uso a los distintos trajes regionales españoles.

Por tanto, el mantón de Manila se convertirá en una prenda típicamente hispana, reproducida y repetida en los cuadros de los pintores más importantes de finales de siglo, como Joaquín Sorolla, Hermen Anglada Camarasa, Ramón Casas o Julio Romero de Torres. Todos ellos retratarán reiteradamente a la mujer española luciendo este pañuelo.



Por su parte, la literatura también se ocupo de esta prenda, siendo descrita en la novela y narrativa de la época. En este sentido, cabe destacar a Juan Valera en “Juanita la larga” o Benito Pérez Galdós, el cual en su obra “Fortunata y Jacinta” hace una amplia referencia al mantón de Manila.

Poco a poco, este aditamento fue perdiendo las señas de identidad de su origen asiático hasta convertirse en una de las más típicas vestimentas nacionales. De esta forma, podemos considerar el mantón de Manila como el resultado de una sorprendente adaptación entre la tradición China más inmemorial y uno de los más castizos atavíos españoles. Paradójicamente, esta prenda, originaria de una cultura oriental, terminó siendo un elemento sustancial del repertorio cultural hispano.



Debido a la aceptación que este pañuelo tuvo entre las mujeres españolas, sobre todo a partir del último cuarto del siglo XIX, las producciones chinas realizadas para el mercado exterior se masificaron, descendiendo su calidad. Precisamente, debido a una demanda cada vez más difícil de abastecer desde el comercio de ultramar, fue por lo que se empezó a confeccionar el mantón en nuestro país. Con la llegada a España de los primeros gusanos de seda importados de China, el mantón comenzó a tejerse en talleres de Sevilla donde se adaptó al gusto andaluz, con colores más vivos y decoración floral autóctona. De los animales, flores y escenas chinas se pasó a decorarlos únicamente con flores, en particular la rosa, en relación con la pasión de Cristo; las margaritas, que evocan la paciencia; el lirio, que remite a la pureza o el romero que representa la memoria. Como principal motivo decorativo originario de China, se conservó el loto.

En relación al flecado, en nuestro país esta artesanía tradicionalmente se ha llevado a cabo en el pueblo de Cantillana (Sevilla), donde hay constancia de la existencia desde el siglo XIX de varios talleres que se dedicaban a la realización de enrejados de flecos de seda para los mantones.

Durante el periodo de la Regencia de Mª Cristina (1885-1902), el mantón de Manila llegó a su apogeo, siendo utilizado principalmente por las clases populares en las verbenas, paseos, corridas de toros y otros espectáculos públicos. Esta prenda pasó rápidamente a formar parte de la indumentaria de las “chulas” madrileñas.

El traje que la chulapa se ponía a diario tiene su origen en el que utilizaban en Madrid a finales del siglo XIX las mujeres trabajadoras, como era el caso de las modistillas o las cigarreras. Esta vestimenta consistía en una larga falda de percal, ceñida en las caderas y con amplio vuelo, muchas veces adornada con volantes e incluso cola, blusa con mangas de farol, zapato bajo de charol sobre fina media negra y mantón de percal negro con flecos largos (cuanto más largos más lujoso se consideraba el pañuelo). Para los días de fiesta y verbenas lucían el mantón de Manila realizado en crepé de seda y profusamente bordado.



El empleo del mantón de Manila por parte de las mujeres madrileñas de las clases populares, ha quedado ampliamente reflejado en distintas manifestaciones musicales del género chico. “La verbena de la Paloma”, estrenada en 1894 es posiblemente la zarzuela en la que más referencias encontramos a esta castiza prenda

Las mujeres andaluzas también adoptaron el mantón como parte fundamental de su indumentaria. Este hecho se atribuye tradicionalmente a una leyenda popular según la cual, las hojas de tabaco que traían los barcos desde Filipinas a la Fábrica de Tabacos de Sevilla, venían envueltas en cuadros de seda que por ser defectuosos eran usados para empaquetar los fardos de tabaco. La seda evitaba que se secaran las hojas, asimismo el olor que éstas dejaban en el tejido alejaba las polillas y los ácaros. Las cigarreras que trabajaban en esta fábrica, aprovechaban esos paños como rebozos para protegerse de la humedad cuando cruzaban el Guadalquivir de madrugada desde Triana, donde residían. Según este mito, serían las trabajadoras de esta fábrica de tabacos las que introducirían el mantón en el traje popular andaluz.



Sea como fuere, el mantón pasó a formar parte de la indumentaria de estas cigarreras que se ataviaban con vestidos ajustados con faldas de volantes, mantón y abanico. Estos elementos se convertirán en las señas de identidad del vestido flamenco que actualmente ha quedado como el prototipo del traje andaluz.



Fuente: La pieza del mes del Museo del Romanticismo. Febrero 2012. Mercedes Rodríguez Collado. Texto íntegro: http://museoromanticismo.mcu.es/web/archivos/documentos/piezames_febrero_12.pdf
avatar
Lady Áyden Norwich
Admin

Mensajes : 3451
Fecha de inscripción : 26/02/2010
Localización : Cruzando océanos de tiempo

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  lorena el Sáb Ene 19, 2013 4:14 pm


Cómo me está gustando este hilo, por Dios! No se qué me trae más loquita, si los mantones o las mantillas. Qué cosas! En ninguna de mis ramas familiares hay tradición de nada de esto...
avatar
lorena

Mensajes : 1561
Fecha de inscripción : 17/04/2011
Edad : 39
Localización : Invicta,a,heroica,buena,muy noble y muy leal, Vetusta

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Ariadne de Baskerville el Mar Ene 22, 2013 8:27 pm

Yo tengo varios mantones y mantillas y me encantan!!! Very Happy
avatar
Ariadne de Baskerville

Mensajes : 845
Fecha de inscripción : 21/04/2010
Edad : 29
Localización : Valencia

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia y uso de la mantilla española

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.